Tener un espacio zen en casa

¿Cómo crear un espacio zen en casa?

Los espacios zen pueden utilizarse para la meditación, la oración o simplemente para relajarse. Se pueden colocar en cualquier habitación de la casa, pero suelen funcionar mejor en una esquina o cerca de una ventana. La clave es crear una atmósfera relajante y tranquila. Una forma de hacerlo es utilizar plantas. Se sabe que las plantas verdes mejoran la calidad del aire y ayudan a crear un ambiente tranquilo. Puedes colocarlos en macetas en el suelo o colgarlos del techo. Si tienes un jardín, también puedes utilizarlo como parte de tu espacio zen. También puedes utilizar colores y velas para crear una atmósfera relajante. Escoge colores relajantes, como los azules y verdes pálidos. También puedes utilizar velas con aromas relajantes, como la lavanda o la manzanilla.

 

De-clutter

Retire el exceso de muebles, accesorios y cachivaches
Cuando se trata de diseño de interiores, menos es más. Esto es especialmente cierto cuando se trata de muebles, accesorios y chucherías. Demasiadas cosas pueden hacer que un espacio se sienta desordenado y apretado. Si su casa parece demasiado recargada, tómese el tiempo de retirar el exceso de muebles, accesorios y cachivaches. Esto creará un ambiente más tranquilo y zen. Si no sabes por dónde empezar, comienza por limpiar un rincón de tu casa. Este es un buen lugar para empezar, ya que es pequeño y manejable. Una vez que hayas despejado la esquina, echa un vistazo al espacio. ¿Qué colores le llaman la atención? ¿Qué ambiente quiere crear? Una vez que tengas una idea de lo que quieres, empieza a organizar los muebles y accesorios en consecuencia.

 

Simplifique: mantenga las superficies claras y sencillas.

Elija algunos muebles esenciales. A la hora de decorar nuestras casas, a menudo queremos crear un ambiente que sea a la vez cómodo y elegante. Sin embargo, para ello, a veces tenemos que ser creativos con el espacio que tenemos. Si buscas formas de crear un ambiente zen en tu casa, piensa en utilizar muebles sencillos y mantener las superficies abiertas.
Una de las mejores maneras de conseguir un ambiente zen es utilizar plantas. No sólo añaden color y vida a una habitación, sino que también pueden ayudar a mejorar la calidad del aire. Si no tienes mucho espacio para las plantas, considera colocarlas en un rincón. Otra forma estupenda de crear un ambiente tranquilo es utilizar velas. Elige velas de los colores que te gusten y colócalas por toda la casa. Incluso puedes utilizar las velas como iluminación ambiental para ocasiones especiales.

 

Minimizar las distracciones

El espacio es un bien preciado en cualquier hogar. Aproveche al máximo el espacio creando zonas designadas para diferentes actividades. Un rincón tranquilo puede transformarse en un jardín de lectura o meditación con unas pocas plantas y algunos arreglos creativos de colores y velas. Si no hay una habitación libre para convertirla, prueba a utilizar un armario, debajo de la escalera o en un rincón no utilizado. Al crear una atmósfera relajante, puedes minimizar las distracciones y maximizar la tranquilidad.

 

Elimina los televisores, ordenadores portátiles y otros aparatos del espacio.

Se pueden eliminar los televisores, los ordenadores portátiles y otros artilugios que ocupan espacio y transformarlo en un rincón de jardín zen. Es importante disponer de colores, plantas y velas en tu casa para conseguir un ambiente relajante. La mejor manera de empezar es seleccionar un rincón luminoso de tu casa. Esto ayudará a crear la ilusión de más espacio. A continuación, elija muebles de colores claros y de líneas limpias. Evite utilizar demasiados muebles, ya que esto hará que la zona parezca desordenada. Añadir plantas y flores ayuda a dar vida al espacio y también a purificar el aire. Asegúrate de elegir plantas de bajo mantenimiento, ya que no querrás tener que preocuparte constantemente por ellas. Si no tienes mucha luz natural en tu casa, considera añadir algunas velas. Proporcionan calidez y crean un ambiente relajante.

 

Crear una atmósfera relajante

  • Empieza por crear un espacio libre de desorden y distracciones. Esto puede hacerse colocando los muebles en un rincón cómodo o utilizando plantas para separar las distintas zonas de la habitación.
  • Añada elementos zen, como velas o cojines de meditación, para ayudarle a relajarse.
  • Utilice colores y materiales naturales siempre que sea posible para crear una sensación de paz y tranquilidad. Piensa en tejidos suaves, tonos terrosos y una iluminación suave.
  • Por último, asegúrese de mantener su entorno limpio y ordenado para evitar cualquier sensación de estrés o ansiedad.

 

Utiliza colores suaves, materiales naturales y una decoración relajante.

El espacio puede crearse en cualquier habitación de la casa, por pequeña que sea, utilizando colores suaves, materiales naturales y una decoración relajante. Una forma sencilla de crear un espacio relajante es crear un rincón con plantas y flores. Para obtener los mejores resultados, utilice flores y plantas frescas. Si no tienes un jardín, puedes crear fácilmente un ambiente relajante con algunas plantas en maceta.
Las velas también son ideales para crear una atmósfera relajante. Escoge colores suaves o velas sin aroma para evitar los olores fuertes. Coloca velas en lugares estratégicos de la habitación para ayudar a crear un espacio acogedor y reconfortante. A la hora de organizar los muebles, intenta utilizar colores claros y materiales naturales siempre que sea posible. Esto ayudará a crear un ambiente aireado y zen.

 

Añadir plantas

Añadir plantas a su espacio vital puede ofrecer muchos beneficios, desde la mejora de la calidad del aire hasta la creación de un ambiente zen. Si no tienes mucho espacio o no sabes cómo organizar las plantas en tu casa, aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a empezar.
Si tienes un rincón que necesita algo de vida, prueba a plantar un pequeño jardín. Puedes utilizar macetas o incluso iniciar las semillas en una bandeja y trasplantarlas cuando sean lo suficientemente grandes. Sólo tienes que asegurarte de elegir plantas que se adapten bien a tu clima y que no requieran demasiado mantenimiento. Si no tienes espacio en el exterior, considera la posibilidad de utilizar plantas en maceta. Puedes colocarlos en el porche, el balcón o incluso en el interior, cerca de una ventana. Sólo tienes que asegurarte de regarlas regularmente y darles mucha luz solar.

 

Las plantas proporcionan aire fresco y mejoran el estado de ánimo

Añadir plantas a tu espacio vital puede mejorar tu estado de ánimo y crear un ambiente más zen. Considere la posibilidad de añadir plantas a un rincón vacío o de incorporarlas a la decoración de su casa. A la hora de seleccionar las plantas, elige aquellas que se adapten a tu estilo de vida y a tus necesidades. Si no se te da bien mantener las plantas vivas, elige plantas de bajo mantenimiento, como las suculentas.
Las plantas verdes proporcionan aire fresco y ayudan a mejorar el ambiente general de su hogar. Según un estudio de la NASA, tener plantas en tu espacio vital puede aumentar la cantidad de oxígeno que respiras hasta en 15 %. No sólo proporcionan oxígeno, sino que también actúan como filtros naturales que eliminan las toxinas del aire. Añadir plantas a su casa es una forma estupenda de dar color y vida a cualquier habitación.

 

Conclusión

Crear un espacio de meditación en tu casa no tiene por qué ser difícil. De hecho, puede ser tan sencillo como añadir una zona ajardinada o plantas a una parte no utilizada de su casa. Si no sabes por dónde empezar, aquí tienes algunos consejos para diseñar tu espacio y elegir los colores y las plantas que crearán el ambiente adecuado.
Una de las cosas más importantes que hay que tener en cuenta a la hora de crear un espacio de meditación es el ambiente que se quiere crear. ¿Quiere que sea relajante y zen, o más bien un oasis de jardín? Una vez que hayas decidido el ambiente que quieres crear, empieza a pensar en los colores y las plantas que ayudarán a conseguir este efecto. Si buscas un espacio relajante y zen, opta por colores suaves como el azul, el verde y el gris.